Artículos

Solicite más información ¡Llamanos Ahora!

Móvil: 310 563 43 55 |  Móvil: 313 867 75 39 | PBX: (1) 863 53 37

Del jardin al colegio ¡Nada de traumas!

Del jardin al colegio ¡Nada de traumas! © Colegio San Juan del Camino Del jardin al colegio ¡Nada de traumas!

Artículo Colegios y Jardines
Edición No, 5 Página 52, 54, 56

Del Mundo infantil del jardín, donde el niño aprendió a socializarse y a ser independiente, pasa rápidamente a ser un universo de  “grandes” donde las normas y la exigencia académica desplazan el juego. Ayúdelo para que esta transición no sea traumática para él.

Los primeros años de formación son muy significativos para los niños: reciben y “absorben como esponjas” lo que se les trasmite; todo lo quieren tocar, mirar, oler, escuchar y pasarlo por la boca, descubriendo así el mundo que les rodea, desarrollando al máximo los sentidos para percibir, conocer, explorar e interiorizar con facilidad las nociones que aprenden mediante el juego y la vivencia, permitiéndoles mirar el mundo con ojos de niños.

En esta etapa de la vida, los padres estimulan a sus hijos en el desarrollo motor y cognoscitivo, mostrando interés por enseñarles y verlos crecer. Los adultos van de prisa para lograr sus metas y objetivos, trabando sin cesar; la familia corre a la par, los hijos estudian y desarrollan muchas más actividades para ser tan exitosos como sus padres, olvidando, muchas veces que son niños.

Los años de preescolar en los jardines infantiles se hacen cada vez más cortos; son muchos los colegios que reciben niños de 3 y 4 años, en plena etapa de exploración y aprendizaje. El mundo infantil del jardín, donde aprende a hablar, cantar, caminar, correr, socializarse, compartir y adquirir independencia y seguridad, se convierte rápidamente en un universo de “grandes” donde las normas, el comportamiento en clase y la exigencia académica desplazan poco a poco, el valor significativo del juego cambiando el destino del aprendizaje.

Como si fuera poco, los padres desean más y más de sus hijos: no es suficiente el horario escolar en su aprendizaje; les buscan por fuera cursos, refuerzos y talleres que les permitan crecer y adquirir todas las herramientas posibles para que sean competitivos al ritmo de los tiempos, olvidando compartir que compartir en familia, expresar sus sentimientos, jugar y socializar como niños es importante y básico para ser felices.

Después de una semana de largas jornadas, donde las responsabilidades se hacen cada vez más difíciles, los niños deben cumplir sus tareas escolares y extraescolares los fines de semana, viviendo un mundo de compromisos y estrés siendo niños.

Ya no hay tiempo suficiente para disfrutar de ellos; los jardines infantiles diseñan programas novedosos para poder desarrollar en sus alumnos el máximo aprestamiento para asumir el reto del colegio grande utilizando el juego como herramienta de aprendizaje en la pintura, el teatro, la lectura o interpretación de cuentos, la gimnasia, la música, el baile y el aprendizaje de las nociones que se trabajan coin otras actividades facilitando en ellos el proceso.

Los años de jardín representan para los niños una corta estadía para desarrollar el lenguaje, la creatividad, las habilidades y destrezas motoras finas y gruesas. En un momento importante para socializarse, jugar y hacer amigos, logrando, en la espontaneidad de su ser, personitas felices, seguras, independientes, expresiva y cálidas que desean aprender y crecer sin dejar de ser niños.

Los jardines infantiles avanzan y observan a sus alumnos; algunos detectan pequeñas dificultades que corregir y avisan a los padres para que tomen cartas en el asunto. Muchos lo hacen con carácter preventivo donde es necesario el apoyo de la casa en el manejo de hábitos y correctivos que permitan superar esta etapa con otros apoyos ; algunos padres desean esperar y quizás ser advertidos en la prueba de admisión del colegio grande para comprobar que requieren apoyo, generando, en ese momento angustia y estrés en sus hijos.

Qué tanto conoce a su hijo para ayudarlo

Es muy importante que los padres de familia conozcan bien a cada hijo en lo emocional, social, creativo, motor y académico; que puedan precisar cuáles son sus gustos y necesidades para entender y conocer objetivamente la opinión del equipo del jardín con respecto a su desarrollo integral.

  • Un buen comienzo es asistir a las escuelas de padres que los forman en conciencia, criterio y  pautas de manejo con respecto a los hijos para que sean más asertivos en las decisiones.
  • Comprender que no todos los métodos pedagógicos se acomodan a la personalidad y carácter de los hijos y asumir con respeto y altura cualquier tipo  de dificultad que se detecte, trabajando al tiempo con quienes se necesite para superarla.
Un ejercicio sencillo

Las siguientes preguntas pueden ayudarlo a identificar como es su hijo en realidad y qué necesidades propias existen en él:

  • ¿Tiene claro si el niño está preparado para asumir el reto de una segunda lengua?
  • ¿Ha detectado si aprende con facilidad y asume los retos?
  • ¿Su niño necesita de su compañía y apoyo para hacer sus tareas?
  • ¿Su lenguaje es claro?
  • ¿Su vocabulario rico?
  • ¿Su comprensión es correcta en la lengua materna?
  • ¿Su desempeño a nivel de  motricidad gruesa ( gatear, caminar, correr, equilibrio, coordinación, etc) va acorde con su edad?
  • ¿Su desempeño a nivel de motricidad fina (manipulación de texturas, manejo de lápiz, tijeras, rasgado, coloreado, etc) va acorde a su edad?
  • ¿Sigue instrucciones correctamente?
  • ¿Su nivel de actividad se encuentra en el perfil normal o está alterado?
  • ¿Se muestra seguro e independiente para comer, realizar sus tareas escolares, bañarse, vestirse e ir al baño?
  • ¿Sabe usted cuáles son sus gustos, necesidades y motivaciones?
  • ¿Como se socializa y hace amigos?

Las respuestas a este sencillo pero muy importante cuestionario le ayudarán a tener un panorama más exacto en cuanto a la forma de ser de su hijo, todo lo cual le dará los argumentos necesarios para buscar el colegio correcto, que se acomode y encaje a su perfil, y así pueda aprender, crecer y, lo más importante ser un niño feliz.

Ayuda mucho que la madre o el padre, o ambos, entren en la búsqueda del colegio grande, visiten, pregunten y se cercioren por sí mismos si éste o el otro es o no una buena opción para el niño.

Son muchos los colegios que hacen y ofrecen coherentemente sus programas curriculares, que manejan a conciencia un estilo y enfoque pedagógico que les permite a los alumnos desarrollarse óptimamente todos los sentidos. Colegios que apuntan a la excelencia, al bienestar de los alumnos, al desarrollo de talentos, al aprendizaje con sentido, al proceso de un bilingüismo, a la formación deportiva, a la investigación, a la tecnología, el arte, a la música, a la ecología y a la convivencia en valores, entre otros objetivos.

Unos con mayor trayectoria educativa que otros, pero con interés total de formar seres valiosos, auténticos, autónomos y competentes que sean capaces de desarrollar proyectos que transformen y aporten al país poniendo los conocimientos aprendidos al servicio de los demás.

El aprendizaje de una segunda lengua se ha convertido, para los padres de familia, en una necesidad para asegurar el éxito futuro de sus hijos y para los jardines infantiles y colegios una situación compleja y difícil en su perfil de estudiante y sistema curricular.

Aprender otro idioma requiere voluntad, preparación física y mental, padres que puedan reforzar el proceso de aprendizaje de sus hijos, apoyos didácticos acertados, profesores con trayectoria docente e idoneidad en el idioma nativo o con preparación bilingüe, con experiencia y excelente pronunciación, que enseñe con método, disposición, tolerancia y recursos personales a niños que no son bilingües y que se inician en este proceso que implica atención, motivación, confianza y tranquilidad para aprenderlo y que estará presente fácilmente, sin angustia y sin estrés.

Muchos padres de familia me preguntan cuál puede ser el mejor jardín y colegio para su hijo. Los invito a hacer el siguiente ejercicio, que, aunque no es un requisito, suele ser más efectivo sí se realiza en pareja:

  • Hable, escriba y fije acuerdos.
  • Tómese el tiempo que requiera para hacerlos, en un lugar adecuado y tranquilo.
  • Piense que usted o ustedes son los únicos responsables del bienestar y formación de ese ser que crecerá a su lado.
  • Exprese abiertamente sus opiniones personales en cuanto a la forma como le gustaría educar a su niño y en qué condiciones, escribiendo todo en una hoja dividida por la mitad, donde quien escribe puede responder, sin comentarios por el momento, las respuestas a cada una de las preguntas que se hace; entiendo que existen diferencias y que estará presente en la educación y formación de los hijos para aportar según su experiencia y criterio.

Los interrogantes que deberá responder en voz alta y escribir en una hoja son:

  1. Cómo quiero educar a mi hijo.
  2. Cómo voy a corregirlo cuando se equivoque y cómo voy a enseñarle cosas nuevas.
  3. Cómo le apoyaré en sus decisiones.
  4. Cómo manejaré en él el sí y el no como respuesta.
  5. Qué valores quiero imprimirle como persona y por qué.
  6. Cómo enseñarle acerca del amor, la fe, la justicia, la verdad, la familia, lo correcto e incorrecto, el respeto y la disciplina.
  7. Cómo motivarlo a aprender a leer y a desarrollar actividades donde se muestre disperso.
  8. Cómo le enseñaré a ganar y a perder sin que sufra.
  9. Cómo podré exigirle sin llegar al límite.
  10. De cuánto tiempo dispondré para ayudarlo.

Tomar decisiones asertivas en la educación y formación de los hijos involucra a los padres como primeros educadores y conocedores de ellos; no deje a terceros esta decisión, verifique que el jardín y el colegio les brinden a ustedes la seguridad total para iniciar un proceso con sentido.

María del Rosario Bermúdez Escobar

Rectora Jardín Infantil Aprendemos Jugando y Colegio San Juan del Camino
Educadora - Orientadora Familiar - Coach de vida.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Log in