Artículos

Solicite más información ¡Llamanos Ahora!

Móvil: 310 563 43 55 |  Móvil: 313 867 75 39 | PBX: (1) 863 53 37

Educación personalizada en los colegios, mito o realidad.

Educación personalizada en los colegios, mito o realidad. © Colegio San Juan del Camino Educación personalizada en los colegios, mito o realidad.

Revista Colegios y Jardines
Edición #8 - Páginas 96,97,98,99

Cómo es esa estrategia pedagógica que da a los estudiantes, dentro de una educación integral, el respeto a su individualidad y al trabajo en grupo para construir y trascender. Mas que teoría un panorama real que invita a actuar con decisión.

Si su interés está en proporcionar a su niño un espacio ideal para desarrollar sus habilidades artísticas, considere un sistema de educación personalizada como la primera opción.

Para todo padre de familia el tema de la educación es prioridad. Su propósito esta en encontrar dentro de múltiples propuestas educativas un colegio que le ofrezca para su hijo(a) con todo lo que ésta representa.

Una educación es personalizada cuando está centrada en el ser humano, donde prima el valor y respeto a la individualidad y a la diferencia, donde se aprende con sentido dentro de una atención total hacia las fortalezas y las debilidades de cada estudiante, donde se guía y se brinda apoyo permanente en la solución de situaciones de orden personal, de comportamiento, familiar y académico hacia la mejora y el cambio.

Son muchos los colegios que ofrecen a los padres dentro de su programa este tipo de educación pero pocos alcanzan en la práctica a cumplir con esta promesa de responsabilidad y compromiso. Cuando la particularidad de un estudiante se evidencia en el aula de clase frente a un grupo marcando la diferencia se entra en conflicto porque se requiere de trabajo individual, de atención inmediata hacia la solución y de responsabilidad Institucional para resolver desde el interior y con su equipo situaciones complejas que requieren de  tiempo, estrategias y cambios.

Interrumpir este bien ser y hacer de los estudiantes cuando crecen, cambiándoles las reglas del juego, exigiéndoles sin medir las consecuencias  y el impacto, comparando el trabajo de unos y otros para medir resultados sin valorar procesos y diferencias una gran equivocación. No disponer del tiempo suficiente para priorizar en actividades que apunten al desarrollo del estudiante, trabajando duramente en lo académico como preferencia y olvidando a la persona como protagonista del proceso, definitivamente es perder el rumbo.

Mostrar resultados Institucionales en lo académico que puedan acreditar al colegio frente a la opinión pública para calificarlo dentro del mercado midiendo al estudiante, arrastra los ideales de una formación con sentido hacia la verdadera excelencia y lleva al colegio a adoptar una educación tradicional de poca flexibilidad, muchos contenidos en lo académico, competencia extrema y baja tolerancia a la frustración que en la aplicación del contexto escolar no destaca a la persona dentro de la integralidad como ser único y valioso sino como un ser competitivo y reactivo en la acción que busca en el mundo globalizado de hoy su propio beneficio.

Masificar el aprendizaje en medidas y estrategias hacia resultados Institucionales es alejar el propósito inicial “la persona”. Ofrecer una educación personalizada y luego masificarla, es crear en el estudiante un gran conflicto.

Algunos planteles en su afán de ser protagonistas en el mercado de la competencia más que de la competitividad pierden el norte en su verdadera esencia y en el fortalecimiento de su proceso olvidando al estudiante como centro y gestor. Es posible encontrar un lugar donde realmente se manejen las necesidades de su hijo(a) y lo conozcan de verdad, es posible, hay que buscarlo y cerciorarse en la práctica con hechos contundentes que existe.

Un verdadero modelo de formación

Crear escenarios pedagógicos donde se pueda trabajar por la individualidad brindándole atención inmediata a quien lo requiera es trascender. Conocer en cada estudiante sus necesidades, su forma de pensar, percibir, sentir y aprender como oportunidad para todos, en el crecimiento y trabajo en grupo, es construir.

Imprimir en la práctica diaria de un colegio, este tipo de educación es mucho más que un deseo o un ideal. Se trata de un compromiso hacia la justicia, la equidad y la tolerancia, una responsabilidad compartida para el bienestar y el crecimiento sano de cada estudiante, una constante hacia el resultado de un ser integro y coherente, capaz de servir, asumir consecuencias, valorar a las personas, aprender con criterio y alcanzar objetivos.

Ofrecer a los padres una educación personalizada para sus hijos desde el ingreso a el colegio es motivar, alimentar y construir hacia una educación con sentido; iniciar el proceso en la primera etapa de la escolaridad dándole valor a la persona como centro del proceso, un gran acierto.

La educación personalizada será mito o realidad en la medida en que las Instituciones Educativas revalúen su propia dinámica desde lo interno y puedan asumir responsablemente una reflexión profunda que permita generar cambios y fortalecer procesos asertivos que se dieron posiblemente desde el comienzo pero que con el tiempo se olvidaron.

Permitir que el estudiante manifieste sus fortalezas y virtudes desde su condición de niño o adolescente es respetar su individualidad y su manera de entender el mundo.

Un colegio con educación personalizada es aquel que:

  • Diseña en su estrategia pedagógica un programa que le permite al estudiante participar activamente y ser protagonista de su propia formación.
  • Alcanza las metas con trabajo y responsabilidad y exigencia hacia la mejora continua.
  • Disfruta del aprendizaje significativo y la convivencia mediante la comunicación asertiva, el buen trato, la reflexión y la acción permanente.
  • Desarrolla en el estudiante la capacidad de crítica de lo que le rodea dentro de un ambiente de libertad y confianza.
  • Trabaja en un proceso de formación constante hacia la persona humana con dignidad, derechos y deberes dentro de una concepción integral.

María del Rosario Bermúdez Escobar

Rectora Jardín Infantil Aprendemos Jugando y Colegio San Juan del Camino
Educadora - Orientadora Familiar - Coach de vida.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Log in